Cuando las noches del invierno se han alargado y las lluvias han empapado la ñuke mapu (madre tierra), llega el tiempo en que el sol (antü), comienza a recobrar su fuerza, alargando los días y entibiando la tierra.  La luz vence las tinieblas renovando toda la vida.  Entonces toda la tierra anuncia la nueva salida del sol, anuncia que renace la creación: Akui We Tripantu (llegó el año nuevo).

El pueblo mapuche y los demás pueblos originarios del hemisferio sur, observando el sol, la luna y las estrellas, reconocieron las etapas y ciclos de la vida.  Al inicio de un nuevo ciclo solar lo llamaron We Tripantu.  Es el tiempo de renovación de la naturaleza.  De modo que también se renueva la vida del pueblo que vive en estrecha relación con la tierra y todos los seres vivientes.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *